Los Primeros días de un Recién Nacido

Ser madre es una de las mejores experiencias que puede vivir una mujer a lo largo de su vida, pero también se puede convertir en momentos realmente duros por la inexperiencia y porque como he oído mil veces “los niños no vienen con un manual de instrucciones” y muchas veces no sabemos cómo hacerlo o como interpretarlos.

Una de las cosas más importante es inculcar una rutina a ese ser maravilloso que acaba de poner nuestra vida patas arriba… La emoción hace que al principio sólo queramos cogerlo y achucharlo. Eso está fenomenal. Tiene que sentir nuestro calorcito… Pero ¡sin pasarse!! Son pequeños pero no tontos, y lo bien que se está en brazos lo aprenden desde el primer día. La pauta tiene que ser conseguir comer, gases, cambio de pañal un ratito en bracitos y a dormir al cuco. Un bebé recién nacido duerme unas 20h al día.

Es muy importante conocer cómo es el sueño normal de los recién nacidos para saber adaptarnos a él. Muchos padres primerizos tienen ideas equivocadas por los mitos bien intencionados que personas cercanas  les han contado.

Los bebés llegan al mundo sabiendo dormir, de hecho, es algo que ya hacen en la barriga de la mamá meses antes sin que nadie les enseñe. Y hay que saber cuáles son sus necesidades para vivir con el mínimo de miedos y de angustia esta etapa tan delicada en la que los nuevos padres –y especialmente la mamá– necesitan tranquilidad y seguridad.

Mucho antes de nacer ya empezamos a desarrollar nuestra capacidad cognitiva, creando conexiones entre nuestras neuronas. Los recién nacidos lo hacen incluso dormidos, ya que el sueño ligero que presentan les permite que su actividad cerebral siga creando conexiones a la vez que les mantiene alerta ante el menor estímulo o cambio en el entorno.

 

A los bebés pequeños les gusta y necesitan estar cerca de su madre, es muy positivo tenerle en brazos o incluso dormir a su lado. Además, si le tienes cerca por la noche te será más cómodo darle la toma nocturna. Dormir con mamá también es lo que ellos innatamente esperan. Además ayuda a establecer patrones de respiración correctos: cuando vayas a dormir a tu bebé, prueba a echarte con él o cógelo en tus brazos y respira pausadamente mientras te relajas, también lo hará él y se dormirá más fácilmente.

Para ayudarle a diferenciar el día de la noche -y más adelante a organizar periodos de sueño más prolongados durante la noche-, intenta cuando le atiendas en las horas nocturnas no estimularlo, ni hablarle, ni encender luces fuertes, y que la casa esté silenciosa. En cambio, durante el día puedes ponerle a dormir en una habitación tranquila con las persianas algo levantadas para que entre un poco de luz y con los ruidos habituales de una casa.

Por la mañana viene fenomenal, establecer una rutina de paseo diario. Les encanta pasear y nosotras nos ventilamos y nos despejamos… es una buena terapia.

 

Fuentes: https://www.todopapas.com , http://cocoymanuela.com, https://www.serpadres.es

kitsybebes

View more posts from this author